Algunos consejos para la gestión de tu restaurante

facebooktwittergoogle_plusredditpinteresttumblrmailby feather
facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramby feather

“Buceando” por internet puedes encontrar gran cantidad de artículos con consejos para gestionar tu restaurante, hemos querido hacer una recopilación con algunos de los que nos parecen más importantes.

A estas alturas no te vamos a enseñar nada que no sepas, pero nunca viene mal una lista de este tipo para recordarnos algunas cosas que pueden que “se nos caigan en el olvido”.

  • Es una empresa común. La gestión del restaurante ha de ser ordenada y diligente, como la de cualquier ‘buen comerciante’. El empresario tendrá obligaciones administrativas, tributarias, sociales y laborales, con fechas y plazos que cumplir, siendo para ello imprescindible una política empresarial ordenada y eficiente. Del mismo modo deberían existir diversos departamentos donde es necesario incorporar puestos intermedios que informen a la gerencia y dirijan su área con la misma diligencia que el empresario dirige el negocio.
  • No sólo producto. En un país como España, donde comer bien es lo habitual en las salidas, son el servicio, la atmósfera y la experiencia que se vive en un restaurante lo que fidelizará a los clientes. Dedicar esfuerzos a encontrar el equipo adecuado es apuesta ganadora ya que cada integrante será un ‘intra propietario’ en potencia, trabajando y vendiendo el restaurante como si fuera suyo.

  • Simplificar la carta. Una carta simplificada ayuda a controlar costes, comprar con más precisión y obtener mejores resultados. Ten en cuenta que es tu herramienta de marketing más potente y que, muchas veces, menos es más.
  • La información es necesaria, no solo es poder. Es imprescindible tener información de qué se compra, cuándo y a qué precio; quién hace qué, cuándo y cómo; cuánto cuesta y a qué precio se vende. Por ello, crear herramientas y fuentes de datos para la gestión es imprescindible: inventarios, cuaderno de pedidos, cuaderno de compras, plantilla de compras semanales, cuadrante de personal semanal y mensual, etc. Cuantos más ‘centros de información’ se implanten en el negocio, mejores decisiones se tomarán y, sobre todo, con más objetividad. No te olvides de la necesidad de saber qué compras para informar de qué vendes: productos, procedencia, tipo de producción, alérgenos, etc. Desde e-menu te ofrecemos una herramienta genial en este sentido, una carta llamativa, accesible, fácil de gestionar, en varios idiomas y con toda la información que necesita el cliente y que obliga la ley.

emenulogop

  • Comer por los ojos. Todos los platos deben entrar por la vista, y por eso es importante dedicar un tiempo a la presentación. No se trata de elaborar “obras de arte” comestibles, pero que sean agradables a la vista.
  • Elegir productos de temporada. Una correcta elección de los productos ayuda a controlar costes y ser más sostenibles (económica y ambientalmente) y contribuye a crear platos de temporada más atractivos para los clientes. Si, además, son de producción local y/o ecológicos, aportan un valor añadido. No nos olvidemos de la información nutricional (cada vez más demandada por los clientes).
  • Control de costes. El control de costes depende exclusivamente del buen hacer de los gestores: desde la factura de la luz, el personal, hasta comprar a buen precio lo necesario, almacenar lo que se va a vender -no acumular-, vender conforme al precio que se compra y el peso que se emplata, disponer de un personal suficientemente productivo, etc. Si se crea un esquema de control de costes adaptado a lo que se vende y no a lo que se espera vender, el empresario logrará una estabilidad crucial en los meses más flojos de la temporada.
  • Atención al dinero que tiras a la basura. Una gestión de desperdicios eficaz se traduce en reducir, reutilizar y reciclar tanto envases como alimentos. Para detectar el problema es aconsejable realizar una auditoría de desperdicios. Unilever Food Solutions ha desarrollado una app que permite detectar el problema y ayudarte a conseguir reducir tus mermas.
  • Fijar el precio correcto. Llevar un control de precios evitará que el precio de la carta no supere el máximo presupuestado.
  • La productividad, en mayúscula. El objetivo de todo empresario es la permanencia en el tiempo del proyecto realizado. Y esto se materializa en tener más ingresos que gastos. Es esta premisa la que debe regir en la gestión empresarial por encima de afectos o personalismos que no van hacer otra cosa que convertir en vulnerables cada una de las decisiones abordadas en este aspecto.

restaurante-en-estados-unidos

  • Objetividad en las decisiones. Es la palabra que debe definir una gestión correcta del establecimiento. La objetividad basada en datos reales y en la experiencia, no en especulaciones o elucubraciones; objetividad a la hora de confeccionar la plantilla, relegar o ascender a los trabajadores; objetividad a la hora de contratar o cambiar a los proveedores que suministran; objetividad a la hora de crear la carta o incorporar nuevos platos. Y objetividad no es más que la consecuencia de una información ordenada y fiable.
  • Adaptarse a las necesidades de los clientes. Ellos son lo primero y sus necesidades deben ser la principal fuente de información. Actualmente la tendencia es virar hacia los productos naturales y la alimentación saludable.
  • Liderar y formar al equipo. La falta de liderazgo del propietario puede desembocar en una mala gestión del restaurante y un compromiso insuficiente por parte del equipo. De la misma forma, una buena preparación de los camareros será clave para fidelizar a los clientes.
  • La dirección, pilar maestro. La dirección debe ser consciente de que las tareas que desempeñe el personal, cómo se lleven a cabo y el resultado logrado a través de ellas debe definir la estrategia de la empresa. No se pueden generalizar las tareas de los puestos, y más cuando estos puestos van dirigidos a un sector que demanda diferenciación y calidad. El empresario no debe valorar únicamente que el empleado sepa desarrollar una tarea, sino ver cómo la desarrolla y si se corresponde con lo que la empresa busca vender y transmitir como marca.
  • Estar presente en las redes sociales. La fama de un restaurante radica en buena parte gracias a las opiniones vertidas por clientes que han visitado el establecimiento y lo han evaluado en positivo.
  • Detectar y aprovechar la profesionalidad. Si un restaurante es una empresa, es lógico contar con departamentos y trabajadores por cuenta ajena, pero también deberemos contar con profesionales o freelances para determinadas gestiones que otorgarán un salto de calidad. Gestoría laboral y fiscal, servicio de selección de personal, marketing, formadores, empresas de limpieza, mantenimiento, etc. son imprescindibles. Pero deben tener experiencia y saber del sector.

restaurante

Poco a poco nos iremos adentrando con más profundidad en algunos de estos consejos para poder ofrecer más información. ¿Hay alguno que te interese especialmente?

(Fuentes: gastronomia.com, resto-web.es y propia)

facebooktwittergoogle_plusredditpinteresttumblrmailby feather
facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>