¡Ya está en marcha!

facebooktwittergoogle_plusredditpinteresttumblrmailby feather
facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramby feather

Como seguro ya saben (y si no, se lo comentamos aquí), ya está aprobado el Real Decreto 126/2015 que da luz verde al Reglamento (UE) 1169/2011. En él se recogen los requisitos y modalidades referentes a la información alimentaria que se ofrece a los consumidores sobre la presencia de ingredientes que pueden causar algún tipo de alergia e intolerancia a quien lo consuma (alérgenos).

RD

Los servicios de restauración deben ponerse manos a la obra e informar a los consumidores sobre la lista de alérgenos y qué hacer en caso de cualquier reacción alérgica de gravedad. Todo ello, a partir de la denominada Carta de Alérgenos. Un documento elaborado por la Federación Española de Hostelería (FEHR) en colaboración con asociaciones y otras entidades. Una información que ayudará a la hostelería y a otros profesionales del sector de la alimentación o servicios de comidas como supermercados, establecimientos que venden comida para llevar, etc.

 

Uno de los puntos clave de este documento es que deberán ser indicados los alérgenos contenidos en los alimentos que se suministran al consumidor final. En los alimentos envasados, dicha información deberá estar recogida en la lista de ingredientes, donde se destaque del resto, mediante una tipografía específica (ya sea el tipo de letra, estilo o el color de fondo). En caso de no tener una lista de ingredientes deben incluir la mención “contiene” acompañada de la sustancia o producto que figura en el Anexo II del Reglamento (UE) 1169/2011.

 

Las empresas que ofrecen alimentos procesados y/o no envasados, deben escoger aquel método que sea más adecuado para su negocio y el tipo de alimentos que sirve en este establecimiento. Bien puede ser a través de las cartas de menús, cartelería específica, o páginas web de los locales. También podemos informar verbalmente, pero no es del todo recomendable, debemos contar con un soporte escrito y el personal del establecimiento debe estar formado en la materia.

Y, por supuesto, en este blog no podemos dejar de recomendar nuestra herramienta: E-menu.

E-menu

Pero no solo está en manos de los establecimientos. Como históricamente hemos hecho, los consumidores/clientes también debemos adquirir cierta responsabilidad en este asunto. Si en el local se recoge en un cartel que el consumidor puede obtener más información sobre alérgenos preguntando al personal, ahí debemos ser nosotros quienes solicitemos  dicha información. Por otro lado, los consumidores también podemos comunicar la obligatoriedad de mostrar públicamente esta información.

Son 14 los tipos de alérgenos recogidos en esta carta, pueden encontrar más información sobre ellos enen nuestra página web: http://www.emenuweb.com/

hosteleria

Cereales, apio, huevos, lácteos, pescado o productos a base de pescado, moluscos o productos a base de moluscos, crustáceos o productos a base de crustáceos, cacahuetes, soja, frutos secos, semillas de sésamo, mostaza, altramuces y sulfitos en carnes manipuladas.

 

La Comunidad de Madrid, por su parte, ha elaborado una lista en la que se recogen siete puntos claves que deben tenerse en cuenta a la hora de informar sobre los alérgenos. Una lista que servirá de guía para los restaurantes, bares y cafeterías y que hará, sin duda, más fácil la labor de comunicarse con el cliente.

 

Claves en la información de los alérgenos:

1) Si alguien pregunta si un alimento contiene un ingrediente concreto, debe comprobarlo y nunca hacer suposiciones.

2) Si se vende un alimento que contiene uno o más alérgenos,  debe quedar reflejado en una tarjeta, una etiqueta, cartel o menú y siempre debe asegurarse de que la información esté actualizada.

3) Actualice la información de los ingredientes de los alimentos preparados que utiliza ya sea para elaborar salsas o como relleno de un sandwich, por ejemplo. Los ingredientes deben recoger esta información en la etiqueta o en la ficha de cada producto.

4)  Al preparar alimentos, no se olvide de elaborar un registro de cada uno de los ingredientes que utiliza para la elaboración de los platos e incluya también información sobre aliños, guarniciones, etc.

5) Si se decide variar los ingredientes de un alimento, actualice dicha información y comuníquelo al personal.

6) Si una persona solicita la preparación de un alimento que no contenga algún ingrediente concreto, asegúrese de que ese ingrediente no se utilizará en la elaboración de ese plato.

7) Si se elabora un determinado alimento para una persona con una alergia, tenga especial cuidado en que las superficies de trabajo, los equipos y útiles de cocina están adecuadamente limpios. Controle, así, todos los riesgos.

facebooktwittergoogle_plusredditpinteresttumblrmailby feather
facebooktwittergoogle_plusrssyoutubeinstagramby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>